LA MEMORIA CIENTÍFICA DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NAYARIT

Se dice:conocimiento científico que no es publicado,nunca fue generado.

La comunicación científica conlleva al menos dos grandes propósitos: difundir, que es compartir conocimiento entre pares –investigadores y estudiosos que comparten el interés por un tema determinado– y divulgar, para informar a la población en general. El lenguaje es distinto, puesto que los pares dominan los términos técnicos de su especialidad, en tanto que para el público puede resultar incomprensible, por lo que debe ser expresado en lenguaje común y corriente, de manera sencilla, pero sin distorsionarlo.

Para tales fines, el texto científico escrito ha sido durante muchos años el vehículo más efectivo, tanto en papel como de manera electrónica –cada vez más en estos tiempos. Es, junto con otras formas de expresión, la memoria de parte de la cultura de una sociedad.

Registrar, recuperar y recordar el conocimiento resultante del trabajo de los investigadores de una comunidad es importante, no sólo como reporte o historia, sino para analizar su origen, su evolución, sus tendencias y en gran medida comprender la situación que guarda esta actividad en la actualidad y tomarlo en consideración en la planeación.

Esta sencilla contribución pretende hacer un recorrido a través del desarrollo de las publicaciones científicas que se han producido en la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), dejando planteado el reto de sistematizar la historia no únicamente de esta institución, sino de todo el estado.
 
Cabe añadir que está enfocada casi en exclusividad a los documentos que de manera institucional se han editado a partir de 1984 y finalmente se hace mención de algunas iniciativas extintas o vigentes  de grupos o dependencias universitarias, de difusión o divulgación.
 
No pretende ser exhaustiva y se reconoce que es fragmentaria, defecto que, por otra parte, invita a profundizar en su integración, como se está asumiendo desde la Academia de Comunicación de la Ciencia del Área Académica de Ciencias Biológico Agropecuarias y Pesqueras (CBAP). Habrá omisiones importantes pero involuntarias, por lo que de antemano se piden disculpas y se aprecian también anticipadamente las futuras contribuciones a esta propuesta.
 
Es indudable que la investigación científica desarrollada institucionalmente en Nayarit data desde muchos años antes de la fundación de su universidad en 1969, la cual tiene como antecedente a la Normal Mixta de Jurisprudencia y Preparatoria en 1925 ­–esta última refundada en 1927–; al Instituto del Estado y del Consejo Superior de Educación en 1930, que incorporara a la Escuela de Jurisprudencia en 1955 y en el periodo 1958-1959 a la Normal Superior y de Enfermería, para conformar entre todas el Instituto de Ciencias y Letras de Nayarit en 19621, junto con la de Banca y Comercio2.

Esta es una historia que se habrá de documentar para con justicia recuperarla y reconocer las obras como las de los profesores Jesús Ruiz Aguilar sobre sus investigaciones en el Valle de Matatipac3 y Severiano Ocegueda Peña con su Método Global Fonético4, entre una fructífera producción y como la de ellos, de otras y otros más

En los años ochenta, ya como institución autónoma, la UAN creó la Coordinación de Investigación Científica (CIC) dedicada a apoyar la función sustantiva de investigación, instancia que para 1984 fue una pieza clave en el diseño de una posible organización basada en áreas del conocimiento, dentro de una propuesta ambiciosa nacional para fundar polos de desarrollo científico en determinadas universidades públicas de provincia, en el caso de Nayarit denominado Proyecto de superación académica. Un camino hacia la Universidad de Excelencia en el interior del país5.

El modelo pretendido organizaba a la investigación en torno a cinco centros temáticos en ciencias agropecuarias, salud, sociales, básicas e ingenierías y en ese mismo sentido se concebía el quehacer de las escuelas y facultades, más abocadas a la docencia, planteándose como un horizonte deseable que la generación de conocimiento propio sobre la realidad local fuera la base del desarrollo integral de las funciones sustantivas, como quedara plasmado en las diversas aportaciones al Foro La investigación científica en la U. A. N. celebrado el julio de 19856.

Por esa misma época desde la CIC se comenzó a editar una revista de divulgación denominada Convergencia7, cuyo principal propósito fue el de dar a conocer las temáticas abordadas por los grupos de investigación que ya para entonces empezaban a organizarse en las diferentes escuelas y facultades, así como en la dependencia misma.

Tanto la revista como la memoria anual fueron interrumpidas, al igual que la que se creó en 1990, La Revista de la universidad9, concebida de modo similar con el fin de divulgar el trabajo de los investigadores universitarios.

Con el propósito de recuperar la información de los trabajos realizados de 1990 a 1993 se efectúa una compilación de resúmenes, esta vez como una memoria de un foro universitario interno que fuera nombrado Primera Jornada de Investigación Científica 199310, el cual se establece como una práctica anual hasta al menos el año 2000.

Afortunadamente, en 1994, se logra disponer de nuevo de una revista con propósitos idénticos a las que le precedieron, que fuera nombrada Unir11, título al que en un juego de palabras se le añadía también el sufijo versidad.

Mil novecientos noventa y cinco fue el año en el que tuvo origen la Revista de Investigación de la Universidad Autónoma de Nayarit12, con el objetivo de difundir la labor investigativa de los académicos.

En atención a una invitación del gobierno del estado, en 1995 se constituyó el Sistema de Investigación Científica y Tecnológica de Nayarit, abreviado como SICyTNay, con la confluencia de las principales instituciones que en el estado realizaban investigación, entre ellas: la Universidad Autónoma de Nayarit; el Instituto Tecnológico de Tepic; el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias; la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria; el Instituto Mexicano del Seguro Social; el Instituto Nacional de Antropología e Historia; la Secretaría de Salud y la Secretaría de Planeación y Desarrollo.

Desde su origen y como un reconocimiento de las entidades que lo conformaron, la UAN presidió este organismo y entre las múltiples inciativas que impulsaron fueron,  por un lado el otorgamiento de la Medalla Nayarit por parte del Congreso del Estado en cada una de las áreas del conocimiento definidas por el Consejo de Ciencia y Tecnología (CONACYT), para premiar anualmente a las mejores investigaciones realizadas; por otro, promover y contribuir a la formulación de la Ley de Ciencia y Tecnología de Nayarit que diera paso a la creación del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Nayarit (COCYTEN) y, de manera importante, a la celebración de una Reunión de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Nayarit, que en un símil de la experiencia universitaria, registró a partir de la primera en 199613, año con año, las investigaciones llevadas a efecto en las instituciones del estado o de trabajos referidos a la entidad.
 
Vale resaltar que una vez que entró en funciones el COCYTEN, entre otras actividades más, se hizo cargo de las asumidas por el SICyTNay, como la Reunión Estatal y la evaluación de los trabajos presentados a concurso de la Medalla convocado por el Congreso, premiación que prevalece hasta la fecha.

Es justo reconocer que a lo largo del tiempo que abarca esta reseña, ha habido esfuerzos por comunicar la ciencia local y universal, que por diversos motivos, desgraciadamente, han nacido y perecido precozmente. La Revista Germinación14 de la entonces Escuela Superior de Agricultura e InvestiGar15 de la Academia de Investigación Educativa, por dar dos ejemplos.

De los años más recientes, se puede mencionar a la Revista Fuente16 que salió a la luz en 2009 impresa y luego en versión electrónica; Waxapa17 también del mismo año como órgano primero de la Unidad Académica de Medicina y luego del Área Académica de Ciencias de la Salud, en receso desde 2018; y la Revista Mexicana sobre desarrollo local18 surgida en 2015 en versión digital, de la Red Nacional de Posgrados en Desarrollo Local.

Por último, vigentes hasta la fecha desde su primera publicación, en 2010 surge en versión digital la Revista Bio Ciencias19, que difunde información del Área de Ciencias Biológico Agropecuarias y Pesqueras; la Revista Tamé20 de la Unidad Académica de Odontología en 2012 y el Acta Pesquera21 en 2015, de la Unidad Académica Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera.

A manera de conclusión, se debe enfatizar la importancia de preservar la memoria científica de Nayarit, acrecentar los espacios de comunicación tanto para difundir, divulgar y evaluar el desarrollo histórico de esta actividad, como para el justo reconocimiento al esfuerzo de los investigadores y fundamento para decidir el futuro de la ciencia local.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Universidad Autónoma de Nayarit. Historia de la UAN. Recuperado el 3 de noviembre de 2020 de http://www.uan.edu.mx/es/historia-de-la-uan.
  2. Unidad Académica de Contaduría y Administración. Universidad Autónoma de Nayarit. Historia. Recuperado el 3 de noviembre de 2020 de http://www.uacya.uan.edu.mx/historia.html.
  3. Ruiz Aguilar J. 1963. El Valle de Matatipac. Imprenta Gómez. Tepic, Nayarit.
  4. Ramos Gutiérrez B. 2004. Vida y obra del Profesor Severiano Ocegueda Peña y su aportación pedagógica (tesis de pregrado) Universidad Autónoma de Nayarit. Xalisco, Nayarit.
  5. Universidad Autónoma de Nayarit. 1984. Proyecto de superación académica. Un camino hacia la universidad de excelencia en el interior del país. UAN. Tepic, Nayarit.
  6. Coordinación de Investigación Científica.1985. Memoria Foro La investigación científica en la U. A. N. Universidad Autónoma de Nayarit. Tepic, Nayarit.
  7. Convergencia. 1984. Revista de investigación de la Universidad Autónoma de Nayarit. UAN. Tepic, Nayarit.
  8. Resultados de investigación. 1988. Coordinación de Investigación Científica. UAN. Tepic, Nayarit.
  9. La revista de la Universidad Autónoma de Nayarit. 1990. UAN. Tepic, Nayarit.
  10. Primera jornada de investigación científica. 1993. Coordinación de Investigación Científica. UAN. Tepic, Nayarit.
  11. Unir. 1994. Universidad Autónoma de Nayarit. Tepic, Nayarit.
  12. Revista de investigación de la Universidad Autónoma de Nayarit. 1995. UAN. Tepic, Nayarit.
  13. Primera reunión de investigación y desarrollo tecnológico en Nayarit. 1996. SICyTNay-Gob. Edo. Nay-CONACYT. Tepic, Nay.
  14. Revista Germinación. s/f. Escuela Superior de Agricultura. UAN. Tepic, Nayarit.
  15. Investigar. 1995. Academia de Investigación Educativa. UAN. Tepic, Nayarit.
  16. Revista Fuente. 2009. UAN. Tepic, Nayarit.
  17. Waxapa. 2009. Unidad Académica de Medicina. UAN. Tepic, Nayarit.
  18. Revista mexicana sobre desarrollo local. 2015. UAN. Tepic, Nayarit.
  19. Revista Bio Ciencias. 2010. Área Académica de Ciencias Biológico Agropecuarias y Pesqueras. UAN. Tepic, Nayarit.
  20. Revista Tamé. 2012. Unidad Académica de Odontología. UAN. Tepic, Nayarit.
  21. Acta Pesquera. 2015. Unidad Académica Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera. UAN. Tepic, Nayarit.

*Integrantes de la Academia de Comunicación de la Ciencia. Programa Académico de Licenciatura en Biología. Área Académica de Ciencias Biológico Agropecuarias y Pesqueras. Universidad Autónoma de Nayarit.